martes, 17 de abril de 2018

#LECTURAS2018 #LITERANIA Mursiyya, el talismán del yemení (Sergio Reyes)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Mursiyya, el talismán del yemení
  2. Autor: Sergio Reyes
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Histórica
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: IMPRESCINDIBLE PARA AMANTES DE LA HISTORIA DE MURCIA
_________________________________________________________________________________

No disfrutaba tanto con una novela histórica ambientada en la España medieval desde que leí «El cirujano de Al-Ándalus», de Antonio Cavanillas de Blas. Transcurre algunos años después de «Mursiyya ETDY», en la Córdoba califal de Abderramán III,  tataranieto del emir Abderramán II, gobernante en la época de la fundación de Murcia. Pero la recreación de la época es igual de fiel y sugerente, te transporta a esos tiempos y te sumerge en una historia tan apasionante como poco conocida.

Cualquier amante de la Historia -con mayúsculas-, máxime si es murciano, no debería perderse este libro. Descubrirá multitud de anécdotas y curiosidades que pasan desapercibidas hoy en día pero que son de la máxima importancia para entender y apreciar la historia de la ciudad de Murcia y su huerta. Es palpable que Sergio Reyes es pedagogo; utiliza todas sus armas profesionales para enseñarnos y explicarnos de manera amena e interesante -pero con minuciosidad y detalle- la construcción de las murallas, el porqué del emplazamiento de la ciudad y el enrevesado y brillante sistema de acequias ideado por los musulmanes en el siglo IX y que sigue siendo útil y funcional en el siglo XXI. 

Es destacable, además, la maestría del autor para configurar unos personajes creíbles, acordes con la época, donde no chirría siquiera la parte sobrenatural o de fantasía que contiene la novela, sino que le aporta dosis de aventura que le vienen como anillo al dedo.

Felicidades, Sergio Reyes. «Mursiyya, el talismán del yemení» es un merecidísmo MEJOR LIBRO MURCIANO de 2016, tal y como reconoció el jurado de tan distinguido premio.


jueves, 12 de abril de 2018

#LECTURAS2018 El dragón perdido (Víctor M. Mirete)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: El dragón perdido
  2. Autor: Víctor M. Mirete
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Aventuras
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: PARA AMANTES DE AVENTURAS EXÓTICAS
_________________________________________________________________________________

Leyendo «El dragón perdido» me he acordado de Emilio Salgari. Ya sé que no tienen nada que ver Fréderic Poison con Sandokán o el Corsario Negro, ni Víctor Mirete con el propio Salgari (o eso espero, por su propio bien...), pero el aire de aventuras exóticas en las que me he visto envuelto me ha  hecho evocar aquellas lecturas de adolescencia con las que viajé por el sudeste asiático, el Caribe o África sin moverme de mi habitación.

Con «El dragón perdido» viajamos por Rusia, Francia, Inglaterra, España, Marruecos, Nigeria, Guinea... Me ha gustado especialmente la parte dedicada a Guinea, tal vez por lo poco que he leído sobre esas tierras tan lejanas y cercanas a la vez. Se nota que Víctor Mirete ha realizado un gran esfuerzo de documentación para recrear épocas pasadas y lugares lejanos que intuyo no ha visitado, pero que describe con bastante verosimilitud... Tal como también hiciera Salgari en sus novelas, salvando las distancias.

Y, al igual que a Salgari, a Mirete se le pueden perdonar ciertas incongruencias históricas o «licencias» literarias poco creíbles o disparatadas, ya que -en conjunto- adornan la trama y la aderezan con los ingredientes que no deben faltar en una buena historia de aventuras: buenos, malos, suspense e intriga.



martes, 10 de abril de 2018

#LECTURAS2018 Cincuenta pensamientos (Asensio Piqueras)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Cincuenta pensamientos
  2. Autor: Asensio Piqueras
  3. Género: Poesía
  4. Subgénero: Vital
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: PARA AMANTES DE LA VIDA
________________________________________________________________________________

Ojalá algún día Asensio Piqueras me invite a comer. Sé de su pasión por la cocina, conozco sus recetas por internet. Además, después de leer este breve pero intenso poemario suyo, estoy convencido de que sus platos no me defraudarán. Si cocina como escribe, sus elaboraciones gustarán a la mayoría de mortales. Imagino presentaciones sencillas, nada de alta cocina, pero realizadas a fuego lento y con mucho amor. Mucho. Eso, seguro, no falta.

Es fácil enamorarse de Asensio Piqueras. Tiene un corazón tan grande que a veces le juega malas pasadas, como refleja en algunos de sus poemas. Pero él no habla de dolor, sufrimiento o muerte, sino de vida, agradecimiento y belleza. «¡Esa es la actitud!», dijo alguien. Piqueras la practica a diario. Y sus «Cincuenta pensamientos» te lo recuerdan.


lunes, 26 de marzo de 2018

#LECTURAS2018 Mujeres de otoño (Isabel Martínez Barquero)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Mujeres de otoño
  2. Autor: Isabel Martínez Barquero
  3. Género: Relato
  4. Subgénero: Intimista
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: ISABEL MARTÍNEZ EN ESTADO PURO
_________________________________________________________________________________

A quien ya conozca, haya leído y haya disfrutado con algún  otro título de esta autora murciana,  este libro no le va a sorprender... Pero le va a encantar. Lleva el sello inconfundible de su prosa cuidada, su delicadeza, ese fluir de palabras que te atrapa y envuelve como un buen guiso tradicional hecho a fuego lento, sin prisas. Cada uno de los ochos relatos que contiene te deja un suave pero profundo aroma en el paladar que no se desprenderá hasta que termines de leerlo.

Son historias de mujeres maduras, corrientes, sin grandes sorpresas ni aventuras. Pequeñas anécdotas de la vida cotidiana, donde el paso del tiempo se constituye en principal protagonista e hilo conductor que teje la base que une todos los relatos. En una presentación de la obra a la que tuve el placer de asistir la autora afirmó que ninguno de los relatos está basado en hechos reales, que todo es fruto de su imaginación... No dudo de que sea cierto. Pero tampoco deja de serlo que todos los escritores nos desnudamos un poquito cuando expresamos sentimientos. Y estos relatos rebosan sentimientos. De eso, Isabel Martínez Barquero sabe un rato.


miércoles, 21 de marzo de 2018

#LECTURAS2018 Hombre sin fin (José Manuel Jiménez)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Hombre sin fin
  2. Autor: José Manuel Jiménez
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Existencial
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: UN DESCUBRIMIENTO. EL JAVIER MARÍAS DE MURCIA
_________________________________________________________________________________

He llegado a este libro por casualidad. El autor se lo regaló a mi mujer, Juana, y me lo he leído antes que ella. Ni lo conocía ni me apetecía leerlo (más que nada, porque ya tenía una lista enoooorme de libros en mi debe, esperándome) pero las circunstancias han hecho que lo devore en dos días. Este fin de semana pasado me fui de viaje y me quedé sin lectura antes de tiempo: «El pan a secas» de Chukri se acabó pronto, y Juana me pidió llevar «Hombre sin fin» para leerlo. Dudé si empezarlo o coger algún otro donde me encontraba (tenía para elegir) y lo abrí... Ya no pude cerrarlo.

El comienzo de un libro es importantísimo, casi tanto como el final. Y «Hombre sin fin» no puede empezar mejor: El impacto de la cabeza de Elena contra el asfalto, el golpe seco y definitivo, y después las réplicas sobre el cuerpo inerte que resbala y que se aleja.  Brutal. Me recordó al mejor Marías, el de «Corazón tan blanco», que comienza así: No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola...

Parece algo exagerado y presuntuoso comparar a José Manuel Jiménez, desconocido autor de una sola novela, con el aclamadísimo y admiradísimo Javier Marías, ¿verdad? Sí, es verdad. Me he pasado un poco. Tanto que ahora voy a decir algo totalmente inapropiado: he disfrutado más con «Hombre sin fin» que con lo poco o mucho que he leído de Javier Marías. Tal vez porque su tamaño (no llega a 200 páginas) impide aburrirte con excesivas disertaciones sobre lo humano y lo divino, como sí me ha ocurrido con Marías. Tal vez porque su vocabulario sea más fresco y actual. Tal vez porque, como ocurre a veces, este libro ha caído entre mis manos en el momento oportuno. Me ha encantado.



martes, 20 de marzo de 2018

#LECTURAS2018 El pan a secas (Mohamed Chukri)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: El pan a secas
  2. Autor: Mohamed Chukri
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Autobiográfica
  5. Época: Siglo XX
  6. Valoración: DURA Y BRILLANTE, COMO LOS DIAMANTES.
_________________________________________________________________________________

En el colegio me enseñaron que no hay nada más duro que el diamante. Un tal Mohs, en 1825, ideó una escala de dureza con diez minerales, que comenzaba con el talco, el más blando, y acababa con el diamante, el más duro. No recuerdo que a mí me obligaran a aprender de memoria la lista de los reyes godos, pero sí los diez minerales de Mohs. Talco, yeso, calcita, fluorita... No me acuerdo de más. Casi al final aparecía el topacio, que yo asociaba con mi abuela -la recuerdo luciendo uno enorme en su cuello- y , como prémière vedette, el magnífico diamante.

«El pan a secas» es el diamante de las novelas. Dureza extrema. Alguien la definió como la obra cumbre del realismo sucio africano. Yo diría que es realismo asqueroso, maravillosamente asqueroso. Impactante. Magnífica. Irreverente. Prohibida durante casi treinta años. Su autor murió en 2003, apenas tres años después de que fuera permitida su lectura en Marruecos.

No hay florituras de estilo en esta obra, ni falta que hace. No hay mejor historia que la que el lector puede sentir en su piel, hacerla suya y creíble. Chukri consigue esto y mucho más, contando las miserias de una infancia carente de afectos y una adolescencia descarnada y salvaje, de donde parece imposible otra escapatoria que no sea una muerte prematura o una vida animal, en la peor de sus acepciones. Una autobiografía que, de manera paradójica, abre una puerta a la esperanza: la educación nos hará libres.

La recomiendo a rabiar. Sobre todo a aquellos que han puesto de moda la aporofobia en esta Europa de hipocresías y comodidades. ¿No sabes lo que es? Pues no me lo digas. Lee.

  

jueves, 15 de marzo de 2018

OJOS LLENOS DE BOLSILLOS





Solo los ojos de un enamorado pueden ver lo que esconde el bolsillo cosido a tu corazón. El resto se fijará en la cola de pescado que alfombra la casa en la que sirves, como si Circe no les hubiera prevenido del atrayente peligro que encierra.

Acabarán atrapados por cantos de polvo y suciedad, creyendo que alcanzan el mar y sus leyendas. Las sirenas no existen. Tú lo sabes bien, sobre todo de nueve a doce, cuando te ganas unas monedas para alimentar el ego fracasado de quien no sabe vender las fotos que te hace.

Texto inspirado en la fotografía de René Maltête, propuesta por la página ENTC

viernes, 9 de marzo de 2018

martes, 6 de marzo de 2018

#LECTURAS2018 Historia de una escalera (Antonio Buero Vallejo)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Historia de una escalera
  2. Autor: Antonio Buero Vallejo
  3. Género: Teatro
  4. Subgénero: Social
  5. Época: Siglo XX
  6. Valoración: IMPECABLE, A PESAR DEL PASO DEL TIEMPO
_________________________________________________________________________________

La noticia de que mi hija Celia está ensayando «Historia de una escalera» en la Escuela Municipal de Teatro de Cartagena me hizo recordar que fue precisamente esta obra la que revolucionó mi cabecita de preadolescente y me hizo amar el teatro por encima de todas las cosas. Después de esta vinieron muchas más de Buero Vallejo, mi autor teatral favorito del siglo XX. He aprovechado para realizar una relectura después de muchos, muchos años.

Reconozco que me daba algo de miedo. Cuando encumbras una obra en tu memoria es difícil que te pueda estremecer cuarenta años después (¡¡Dios mío!!) de esa primera lectura. Tú has cambiado, has leído, eres distinto. ¿La obra también lo es? ¿Cómo le ha sentado el paso del tiempo? Ahora, en 2018, puede parecer una obra algo desfasada, que recrea situaciones demasiado rancias, de otras épocas, quizás lastradas por la implacable censura de que la que tanto se quejó el propio Buero Vallejo. Pero si aprendes a situarte en el contexto de la obra, en su época, descubres la genialidad del creador, su maestría para relatar una cruda realidad en la piel de unos personajes muy bien definidos. Buero Vallejo es un excelente psicólogo de personajes, a la altura de los inmortales Shakespeare, Calderón, Cervantes... Esa es la diferencia. Buero es un clásico.

Me gustó, me ha gustado y me gustará. Siempre.


miércoles, 28 de febrero de 2018

#LECTURAS2018 Dos cuarenta y nueve (Antonio Parra)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Dos cuarenta y nueve 
  2. Autor: Antonio Para Sanz
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Negra
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: BARROCA... Y MÁS QUE NEGRA, NEGRÍSIMA.
_________________________________________________________________________________

Esta novela negra, negrísima, rinde homenaje a Antonio Vivaldi, célebre compositor italiano. Su música, barroca, inspira los más turbios pensamientos del verdadero protagonista del libro, el inquietante Marcos Galván. Pero con la lectura de este libro yo me he acordado más de Caravaggio, de Ribera y de Velázquez: pintura barroca de la más alta calidad, que con sus juegos de luces y sombras muestran una realidad cruda y dura, donde los cánones de la belleza clásica se ven transformados con un dramatismo y movimiento de formas jamás visto con anterioridad.

Antonio Parra maneja el lenguaje con maestría, mostrando un dominio de técnicas que muestran una evolución de estilo -no sé si consciente, provocada o natural- respecto de sus anteriores libros. «Dos cuarenta y nueve» es su obra más redonda y perfecta, pero también la más barroca, donde abundan las frases largas, larguísimas, con subordinadas que -a su vez- encierran otras subordinadas, llegando a un paroxismo literario digno del mejor Juan Manuel de Prada. Ironías de la vida, hay un personaje secundario -demasiado secundario, a mi juicio- que rinde homenaje a este escritor, maestro del barroquismo literario español del siglo veintiuno.

He comentado que el protagonista de este libro se llama Marcos Galván. Tal vez haya lectores que no estén de acuerdo con esta apreciación, y sitúen el centro de atención en la periodista Elisa Montes o en el inspector Marquina. O en los tres personajes por igual, formando un trío de imposible desenlace feliz. Es de destacar la importante labor de desarrollo psicológico de los personajes que Antonio Parra nos regala durante toda la novela; personajes atormentados, infelices, con más sombras que luces. Yo destaco al más sombrío de los tres, el más inquietante, el menos comprendido, el más repulsivo, el enemigo a batir... Para mí, el personaje mejor definido. Me da miedo. No quisiera cruzármelo en mi camino, pero me alegro de que Antonio Parra, su padre literario, deje abierta esa oportunidad... No puedo, ni debo, decir más. ¿Ha nacido un Moriarti cartagenero? El tiempo lo dirá.


lunes, 19 de febrero de 2018

#LECTURAS2018 Isidro; vivencias de un pueblerino (Javier Bastida)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Isidro; vivencias de un pueblerino 
  2. Autor: Javier Bastida
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Costumbrista
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: PARA NOSTÁLGICOS DE LA ESPAÑA DE LA MILI
_________________________________________________________________________________

No sé si los jóvenes de ahora sabrían valorar esta novela en su justa medida; no han conocido la mili, y si les explicas lo que era, miran con cara de asombro o espanto.¡Qué horror!

Es difícil explicar, fuera de contexto, el valor cultural y social de la mili en los años 50, 60 y 70 del siglo pasado, sobre todo para los jóvenes de la España rural y atrasada que no disponían de otra oportunidad mejor para conocer algo distinto de su pueblo. Este libro refleja esa época y esas «vivencias de un pueblerino» de manera tierna, directa, entrañable. He disfrutado muchísimo leyendo las peripecias de Isidro, me he reído a carcajadas. Y eso que yo no hice la mili.

Javier Bastida tiene un don, que asoma en esta novela pero que espero corroborar en futuras obras. Desde aquí le animo a continuar por este difícil camino de la literatura, plagado de obstáculos pero también de recompensas, aunque sean espirituales... Al margen de la historia, aunque no termine de conectarlas del todo con la trama, son destacables las cartas y relatos que introduce en la novela. Es en estos pequeños textos donde el autor demuestra su alma de poeta, y desarrolla una voz literaria de mayor altura.

Pero no todo van a ser parabienes, ya me conocéis.Creo que flaco favor le hacemos a una obra si nos callamos aquello que no nos ha gustado. No me refiero a defectos de puntuación o sintaxis, que tiene, porque entiendo que son perfectamente asumibles al tratarse de una autoedición que no ha sufrido corrección. Menos justificables serían si hubiera sido publicada por una editorial pretendidamente seria, y todos sabemos que también se dan. Me refiero a la parte final de la novela, que no termina de convencerme. Tal vez me ha gustado tanto la época de mili del bueno de Isidro, que lo que pasa después me ha sobrado. Tranquilos, no voy a desvelar nada. Además, es una opinión totalmente subjetiva, faltaría más. 

En cualquier caso, es una delicia disfrutar de las torpezas de Isidro, su manera de descubrir los secretos de la vida, ver el mar por primera vez... Estoy seguro que quien haya hecho la mili, o tenga recuerdos de aquella época, la gozará muchísimo.

Espero tu próximo libro, Javier.


viernes, 9 de febrero de 2018

#LECTURAS2018 Señalar un naufragio (Marisol Torres)

FICHA TÉCNICA

  1. Nombre del libro: Señalar un naufragio
  2. Autor: Marisol Torres
  3. Género: Novela
  4. Subgénero: Existencialista
  5. Época: Siglo XXI
  6. Valoración: CUANDO EL ARTE Y LA LITERATURA SON LA MISMA COSA
_________________________________________________________________________________

No conozco mejor antídoto contra la ansiedad y la depresión que el placer de navegar. Un amigo que vive en San Lorenzo de El Escorial dice que los escasos veinte días en los que puede montar en barco en Torrevieja, donde veraneamos los dos, le recargan las pilas para todo el año. Le doy la razón.

Si tuviera que elegir uno solo de los cinco sentidos, porque el destino me privara de los otros cuatro, elegiría la vista. Todos son importantes, pero me costaría mucho concebir mi vida sin admirar las maravillas de la naturaleza, la arquitectura de las catedrales o los sentimientos que me transmite un buen cuadro. Después de leer esta novela, tengo que regresar a Londres. Me avergüenza decir que hace más de treinta y cinco años que no he vuelto. No conozco la Tate Gallery. Imperdonable. Creo que nunca he disfrutado de un cuadro de Turner en vivo. Una mancha en mi expediente.

¿La trama de esta novela se desarrolla en Londres? ¿Es el atormentado William Turner su protagonista? ¿Qué tienen que ver mis veraneos en Torrevieja con todo esto? No. No, pero sí. Nada, pero también. Marisol Torres arriesga mucho con esta novela, desnuda su alma y nos envuelve con una escritura delicada, cuidada, sin diálogos, sin personajes... Una joya. Creo que me estoy volviendo un poco loco después de leerla, esto que estoy escribiendo no hay quien lo entienda. Intentaré explicarme.

«Señalar un naufragio» es un diario de a bordo, narra una singladura que alcanza las 187 horas. Tiene un solo protagonista, que desgrana sus sentimientos más íntimos durante esos días de navegación con un grupo de extraños por unas islas del Mediterráneo, perfectamente identificables aunque no se nombren. A base de pinceladas nos va describiendo a sus compañeros de viaje, aunque de manera superficial, como superficial es la relación que mantiene con ellos. Otra cosa es la profundidad que alcanza su propio personaje, al que vamos descubriendo poco a poco, a veces con pinceladas gruesas, otras con la delicadeza de un sutil punto de color que va deslizándose sobre el papel como una acuarela que resbala, cambiando a medida que traza su camino. 

El protagonista sabe, desde el primer momento, a dónde quiere llegar. Admira a Turner y su obra, ampliamente evocada. Hasta el título de la novela hace referencia a un cuadro suyo. Que, por cierto, no está en Londres. Está en Liverpool.

También tendré que volver a Liverpool.